La Iglesia Digital


Mercedes García Sánchez

La tecnología, el uso de redes sociales y el alcance de las mismas ha sobrepasado las expectativas de quienes nos apoyamos en éstas para facilitar nuestra vida diaria, y estar al tanto de aquello que nos interesa.

¿Cuándo hubiéramos imaginado que la religión dejara de ser directamente influenciable cara a cara para depender del uso de blogs, Twitter, entre otros? Hoy en día hay sacerdotes que anuncian sus actividades vía Twitter, incluso dan a conocer horarios sobre misas y eventos eclesiásticos. Así mismo, la Iglesia Católica se ha apoyado en las redes sociales para expander sus actividades e intentar llegar a muchos más fieles.

Interesante lo que se menciona en el periódico El Economista sobre este tema, ya que años atrás jamás hubiéramos imaginado que el Vaticano se apoyara en estos medios para publicitarse; “El Vaticano lanzó una convocatoria a todos los blogueros católicos del mundo, para que participen el próximo 2 de mayo en Roma, en un encuentro encaminado a abrir nuevos escenarios de interacción digital.” (Vaticano se reunirá con blogueros católicos, abril 2011, http://eleconomista.com.mx/tecnociencia/2011/04/08/vaticano-se-reunira-blogueros-catolicos)

La interacción digital sigue sobrepasando las expectativas de la sociedad mundial, y ha tocado todos los sectores y niveles sociales de la población, aunque aún falta mucho camino por recorrer, pues no todos sabemos aprovechar esta gran ventaja tecnológica.

Está comprobado que sólo el 5% de las empresas mexicanas utilizan el Internet como plataforma para extender su potencial como negocio. Sería bueno que todos aquellos que no se han decidido a explotar este efectivo medio se decidieran a adoptar las nuevas implementaciones que la era digital ofrece.

Nunca es demasiado tarde, pero la competencia no se espera…si aún tienes dudas del potencial que representan los medios digitales, intenta hacer la prueba, seguro te convencerás, al igual que lo hizo el Vaticano, considerado por una gran mayoría como una “institución cerrada y anticuada”; Así que si esto fue posible, seguro para tu empresa no hay imposibles. ¡Éxito!