Blackberrymanía Estudiantil


Mercedes García Sánchez

La Blackberrymanía ha traspasado hasta los muros más estrictos: los académicos.

Hace unos años jamás nos hubiéramos imaginado estudiando la universidad apoyados de un dispositivo móvil que además de servir como teléfono, también es  la competencia directa de cualquier libro o lap top –artículos básicos para cualquier estudiante universitarios- , el día de hoy los nuevos alumnos de universidades reconocidas (llámese Tec de Monterrey,entre otras) cuentan con una BB que les permite en su kit de ingreso tener archivos de audio y video, podcast y cursos completos en línea, conferencias magistrales, calificaciones así como proporcionar intercomunicación gratuita con profesores y compañeros de clase.

La competencia entre las distintas compañías que ofrecen este servicio ha puesto manos a la obra desde hace más de un año por ser los favoritos de las universidades reconocidas, con el fin de atraer un mercado que está en “su jugo” pues todo alumnos necesita estar comunicado, y si además tiene el plus de utilizar ese aparato como plataforma para sus estudios universitarios, ningún papá  podrá negarle a su retoño tal gusto necesario.

De esta forma, quien no estaba convencido de utilizar una BlackBerry ahora tiene que convencerse para poder facilitar sus actividades estudiantiles. Eso sin considerar que una de cada diez personas que utilizan una “BB” suelen extraviarla, y a diferencia de los aparatos análogos que usábamos hace más una década, la mayoría opta por reemplazar su dispositivo móvil por uno mejor. Es un cuento de nunca acabar…¡de gastar!

Todo lo anterior es ya un gancho inminente por parte de las empresas de telefonía, ya que los llamados convenios con las universidades persiguen ese propósito a toda costa, serán clientes estables y fieles durante su periodo estudiantil, y seguro al final de su carrera habrán más estrategias de marketing para venderles el plan más adecuado para su próxima vida laboral.

A manera de broma, se han asociado muchos de los malestares y enfermedades con el uso de la Black Berry, son variados los comentarios y chistes que circulan en la red respecto al “diagnóstico” de los “doctores” que siempre al preguntar un paciente “¿Qué tengo doctor”? la respuesta es contundente: ¡“Una BlackBerry” !…un poco irónico, pero quizá algo de certeza habrá en esas palabras…Pero lo más cierto es que de todos los males, este es el mejor; Y si no preguntémosle a los millones de usuarios que hoy en día están leyendo este artículo con una BlackBerry en mano. Con estas facilidades, seguramente más de uno quisiera volver a la universidad. ¿O no?