LA CRISTALIZACIÓN DEL INTERÉS


Marccos González de la Hoz

CEO Ventium Excelencia Comercial

Vivimos con la creencia de que seremos mejores al adquirir lo deseado.

Es conveniente aclarar que todos los intereses que empujan a la adquisición de algo están, de una forma u otra, directamente relacionados con el principio de interés hipnótico. Es decir, no lo necesitamos realmente, sin embargo, nuestro interés, procedente de cualquier ámbito, nos hace irracionalmente ansiarlo como objeto de vital importancia.

Cuando es nuestro interés hipnótico lo que nos hace creer que necesitamos algo, de inmediato comienza el proceso de cristalización del interés, el cual puede llegar a convencer, ciegamente, de que sin el preciado objeto, la vida puede ser peligrosa. Dicho proceso natural distorsiona el principio de necesidad primaria, para inventar otro nuevo, algo así como una necesidad manipulada, confundiendo con ello a la razón del individuo y cambiando el instinto de supervivencia que la necesidad primaria produce por un deseo de adquisición empujado por el interés cristalizado.

El proceso de cristalización del interés se produce cuando se comunican las ventajas y beneficios de algo y dicha comunicación alcanza la persuasión del receptor. Es entonces cuando la persuasión produce una «chispa» en el oyente, generando la «creencia» de que uno sería mejor, merecedor y digno de la felicidad esperada, siempre y cuando se adquiera el bien expuesto. Tal convicción desemboca en el deseo de adquisición, emoción capaz de «empujar» a cualquier ser humano a ansiar la propiedad de cualquier cosa.

Tal persuasión, puede ser producida por una combinación externa o/e interna, es decir; producida por uno mismo o por un tercero, ya sea éste último el vendedor, un amigo o un familiar. En resumen: todo vendedor debe tener bien claro cómo cristalizar el interés de su producto hacia el cliente y así dominar la diferencia que tienen los mecanismos que exponen necesidad o interés con el fin de direccionar el deseo de adquisición…

Loco estará aquel que crea que no desea nada